El Estrés y la Disfunción Eréctil

– Resumen:

La disfunción eréctil (ED) es una condición no infrecuente que puede afectar a  mayores de 20 años. Se estima que el número real está se aproxima a los 30 millones, en Estados Unidos y solo uno de cada 5 recibe tratamiento.

– Desarrollo:

A mayor edad, el riesgo de padecer ED aumenta. Pero tener problemas para mantener una erección no siempre está relacionado con la edad.

Muchos hombres experimentarán la disfunción eréctil en algún momento. La buena noticia es que la causa de la disfunción eréctil puede ser identificada, y la disfunción eréctil a menudo desaparece con el tratamiento.

Las causas de la disfunción eréctil pueden ser tanto psicológicas como físicas. El éxito del tratamiento para las causas físicas depende de la condición, que la provoca, por ejemplo la baja testosterona.

Las causas psicológicas, como los factores emocionales y ambientales, suelen ser curables. Esto incluye el estrés y la ansiedad.

El aumento del estrés y la ansiedad también puede aumentar el riesgo de otras condiciones que pueden causar la disfunción eréctil, como por ejemplo:

enfermedades cardíacas

la presión arterial alta

niveles altos de colesterol

obesidad

consumo excesivo de alcohol

Se puede experimentar tres tipos de erecciones:

-Reflejas por una estimulación física

– Psicógenas, debidas a las asociaciones visuales o mentales

-Nocturnas, son las que se producen durante el sueño.

Estos tipos de erecciones implican sistemas y procesos corporales importantes.

Una interrupción de cualquiera de estos procesos puede causar una disfunción eréctil.

Estos incluyen:

-El sistema nervioso

-Vasos sanguíneos

-Músculos

-Hormonas

-Emociones

Las condiciones de salud mental, como el estrés y la ansiedad, también pueden afectar a la forma en que el cerebro estinula una respuesta física.

En el caso de una erección, el estrés y la ansiedad pueden interrumpir la forma en que el cerebro envía mensajes al pene para permitir un flujo de sangre adicional.

Durante el estrés, los vasos sanguíneos no se dilatan completamente, lo que contribuye a la disfunción eréctil.

Es muy frecuente lo que se llama ansiedad de anticipación, provocada por el deseo exagerado de manifestra un buen rendimiento.

El estrés y la ansiedad sobre la disfunción eréctil también pueden contribuir a un ciclo de disfunción eréctil continua.

Las endorfinas, que bloquean el dolor durante el estrés, también bloquean la liberación de la LHRH (hormona liberadora de la hormona luteinizante).

A su vez, una disminución de la LHRH provoca una caída de la LH (hormona luteinizante), una hormona importante en la producción de testosterona.

La FSH, que estimula la formación de espermatozoides, también disminuye.

El cortisol, la principal hormona del estrés, también intrefiere en la liberación de la LH.

Experimentar la disfunción eréctil puede conducir a cambios de comportamiento que contribuyen a la ansiedad y a la incidencia de la disfunción eréctil.

Las razones de la disfunción eréctil varían según el grupo de edad, pero en general son las siguientes:

La disfunción eréctil psicológica (principalmente nerviosismo y ansiedad) afecta más  a adolescentes y hombres jóvenes.

El estrés personal y profesional, como los problemas en las relaciones, es la principal razón de la disfunción eréctil en los hombres de mediana edad.

La impotencia física es la causa más común para los hombres mayores, pero la pérdida de una pareja y la soledad también pueden causar estrés psicológico.

El círculo vicioso de la ansiedad y la disfunción eréctil afecta toda la relación entre el paciente y la pareja.

Se puede hacer cada vez más difícil romperlo a medida que ambas partes modifican su comportamiento en respuesta a la ansiedad que están experimentando.

Como los problemas de ansiedad planteados por cualquiera de los dos miembros de la relación son diferentes, esto profundiza aún más los problemas de comunicación y se puede producir una falta de comprensión por ambas partes.

– Conclusiones:

Los siguientes eventos de la vida también pueden causar suficiente estrés y ansiedad como para llevar a la disfunción eréctil:

Problemas de trabajo, problemas de relación y conflictos laborales, una enfermedad o la pérdida de un ser querido, así como, agobios financieros.

El trastorno de estrés postraumático (TEPT), aumenta el riesgo de disfunción sexual más de tres veces.

El estrés y la ansiedad a largo plazo pueden aumentar ciertos niveles hormonales e interferir con los procesos de las mismas.

Hay determinadas características en la sintomas, neuróticos en los enfermos, que nos pueden permitir detectarla más fácilmente.

Una de ellas es la que formula la ley de Jores: cuanto más rica y variada es la sintomatología de un enfermo, menos posibilidades tiene de ser orgánico.

Es decir que las quejas referidas a distintos órganos, aparatos y localizaciones y que no guardan coherencia de irradiación, variaciones, etc…con una entidad definida, son muy posiblemente psicosomáticas.

Otro dato es la cualidad “atípica” de los síntomas que el deprimido nos narra. El mismo enfermo antepone a menudo a la exposición de su molestia un: “es como si…” (me marease, me apretara, me ahogara, etc.).

En otras ocasiones, los términos utilizados para definir sus sensaciones son también poco usuales y nos orientan hacia el trastorno afectivo (o emocional).

Existen enfermedades médicas, que pueden provocar, ansiedad o  depresión (que puede incluso anteceder a la expresión sintomática de la enfermedad) como en el caso de las enfermedades tiroideas.

keywords: ansiedad y disfunción eréctil, estrés y disfunción eréctil, disfunción eréctil y estrés post traumático, ansiedad de anticipación y disfunción eréctil, causas psicosomáticas de disfunción eréctil, baja testosterona y disfunción eréctil, disfunción eréctil y edad, endorfinas y disfunción eréctil, cortisol y disfunción eréctil

Referencias:

-The Stress-Sex Connection,Andrew Goliszek Ph.D., Psychology Today, 2014

-Rosen RC . Psychogenic erectile dysfunction. Classification and management. Urol Clin North Am 2001; 28: 269–278.