Hiperactividad y Deficit de Atención

– Resumen:

El trastorno de déficit de atención es un término usado para una de las presentaciones del trastorno de hiperactividad y déficit de atención (ADHD). Sería el equivalente al trastorno por déficit de atención e hiperactividad, presentación predominantemente inatenta.

– Desarrollo:

En la hiperactividad, predomina la inquietud, con dificultad para mantenerse en silencio, interrumpe y con problemas de concentración.

Puede haber impulsividad verbal e inquietud motora.

Existe una sensación de no lograr los propósitos, de no alcanzar los objetivos y tendencia a realizar varias tareas simultáneas, sin acabar, suelen ser impacientes e inseguros.

Se estima que hasta dos tercios de los niños con TDAH tiene uno o más trastornos coexistentes. Los más comunes son el trastorno negativista desafiante, la ansiedad y el trastorno de conducta, con alteraciones del sueño o la alimentación.

El subtipo más común es el que combina los trastornos de la atención con hiperactividad e impulsividad (60 %). Los subtipos puros son menos frecuentes (déficits de atención, 30 %; hiperactividad e impulsividad, 10 %)

Según algunas estadísticas se puede dar entre un 2 a un 5% de la población. Tiende a ser hereditario.

Algunos apoyan que habría un desequilibrio en los neurotransmisores del cerebro de las personas con TDAH y las áreas del cerebro que controlan la atención son menos activas.

Otros opinan que habría un componente socio- cultural, ya que predomina en las sociedades avanzadas, más competitivas.

Los niños con déficit de atención sin el componente de hiperactividad pueden parecer aburridos o desinteresados en las actividades de la clase.

Pueden ser propensos a soñar despiertos o a ser olvidadizos, trabajar a un ritmo lento y entregar trabajos incompletos, son desorganizados, lo que puede afectar al rendimiento escolar.

Se sugiere que se debe desarrollar un plan de intervención en el comportamiento para ayudar a enseñar a los niños habilidades de comportamiento adaptable y reducir los comportamientos fuera de la tarea y de la falta de atención.

En el adulto también se pueden dar estos trastornos, que se manifiestan por:

Retrasos y olvidos frecuentes, baja autoesima, irascibilidad, desorganización, lo que puede conducir a problemas laborales y relacionales.

Tienden a postergarlo todo, se aburren o tienen escasa tolerancia a la frustración.

– Conclusiones:

El Déficit de atención puede coexistir con hiperactividad y en algunos casos con impulsividad.

Muchos de los síntomas, se pueden tratar con medicación y terapia.

En ciertos casos se recurrre a medicamentos estimulantes, puesto que reducen el umbral de los sistemas de alerta y facilitan y agilizan las respuestas, como:

Dexmetilfenidato (Focalina)

Dextroanfetamina (Adderall, Dexedrina)

Lisdexanfetamina (Vyvanse)

Metilfenidato(rubifen, concerta, cotempla, metadate).

Otros psicoestimulantes, de segunda línea en el tratamiento del TDAH, son la pemolina (Cylert) y el modafinilo (Modiodal).

Los medicamentos estimulantes no funcionan para todos los que tienen TDAH.

Se pueden recetar medicamentos no estimulantes para personas mayores de 6 años. Estos incluyen:

Atomoxetina (Strattera)

Clonidina (Kapvay)

Guanfacina (Intuniv)

Algunos agentes antidepresivos como la fluoxetina (Prozac), el bupropión (Elontril), la venlafaxina (Dobupal, Vandral) y la desipramina (Tofranil), han mostrado cierta utilidad.

Sobre todo cuando el TDAH cursa con comorbilidades como el trastorno depresivo mayor o trastornos de ansiedad (por ejemplo, trastorno de ansiedad generalizada).

La terapia, se centra en cambiar el comportamiento.Los grupos de apoyo de personas con problemas y necesidades similares pueden ayudar a la aceptación y el apoyo, evitando la estigmatización…

Se debe intentar mejorar la capacidad de concentración, con un aumento en la capacidad de atención.

Una mayor habilidad para gestionar el estrés y superar el miedo al fracaso, con una mejora de las habilidades sociales.

No obstante, se debe tener en cuenta que hay opiniones discordantes como el Dr. Conners, fallecido en 2017, (Johns Hopkins University School of Medicine).

Su trabajo con niños hiperactividad estableció las primeras normas para el diagnóstico y el tratamiento, en los años 60.

Hay algunos terapeutas de la escuela gestaltica ( de Gestalt) que opinan que hay un sobre diagnóstico del problema.

En 30 años el número de diagnosticados ha aumentado por 5 y en 10 años, las ventas de este tipo de medicación, que puede tener un efecto adictivo se ha quintuplicado, como si fuera una epidemia

Todo esto, hace pensar que hay un fallo en el sistema educativo, unido a factores socio-culturales, con una exigencia de competividad exagerada, sin ir acompañada de un desarrollo humanista adecuado.

keywords:

Déficit de atención, hiperactividad y TDAH, control de impulsos y TDAH, medicamentos estimulantes, impulsividad y TDAH, inquietud motora y TDAH, autoestima y TDAH, Terapia y TDAH, Trastorno negativista desafiante y TDAH, rendimiento escolar y TDAH.

Referencias:

-Child Adolesc Psychiatry Ment Health. 2017; 11: 5. Published online 2017 Jan 17. doi: 10.1186/s13034-016-0140-5

– Schwarz, Alan (14 December 2013). “The Selling of Attention Deficit Disorder”. The New York Times (14 December 2013). Archived from the original on 1 March 2015. Retrieved 26 February 2015