La Adrenopausia

-Resumen:

La adrenopausia es la disminución de la secreción y los niveles de andrógenos suprarrenales como la dehidroepiandrosterona (DHEA), con la edad, tanto en el hombre como en la mujer.

-Desarrollo:

La dehidrotestosterona-sulfato (DHEA-S), es un importante andrógeno suprarrenal, a lo largo de la vida en los humanos.

La DHEA y el sulfato de deshidroepiandrosterona (DHEA-S), son producidos en la zona reticular de las glándulas suprarrenales y  disminuye con la edad.

Los niveles de andrógenos suprarrenales alcanzan su máximo en la edad adulta temprana alrededor de los 20 a 25 años.

Disminuyen a una tasa de aproximadamente 2% por año a partir de entonces, llegando eventualmente a niveles de 10 a 20% de los de los adultos jóvenes a la edad de 80 años.

Es causada por la disminución progresiva de las células suprarrenales secretoras de andrógenos y por lo tanto la involución de la zona reticular.

Es análoga a la andropausia en los hombres y la menopausia en las mujeres, la disminución abrupta o gradual de la producción de hormonas sexuales de las glándulas sexuales, con la edad.

La DHEA puede ser suplementada, con la marca comercial llamada prasterona o en su forma genérica, para reemplazar los andrógenos suprarrenales más tarde en la vida si se desea.

La prasterona, bajo el nombre comercial de Intrarosa, está aprobada en los Estados Unidos en una formulación de inserción vaginal para el tratamiento de la vaginitis atrófica.

La prasterona se ha utilizado por vía oral en una dosis de 10 mg/día para aumentar el deseo sexual en las mujeres

La prasterona se utiliza a veces como un andrógeno en la terapia hormonal menopáusica.

En el lupus, la DHEA tuvo una repercusión moderada aunque clínicamente significativa sobre la calidad de vida relacionada con la salud a corto plazo (estudio cochrane).

Además de la prasterona en sí, se usa un ester de larga duración de prasterona, el enantato de prasterona, en combinación con el valerato de estradiol para el tratamiento de los síntomas de la menopausia bajo el nombre comercial de Gynodian Depot, actualmente no se encuentra disponible en España.

La DHEA y la DHEAS, también se sintetizan y metabolizan en el cerebro,y tienen efectos presinápticos y post-sinápticos.

Los niveles de DHEAS están asociados con el trastorno de humor/ansiedad, la función sexual y el deterioro cognitivo.

Algunos estudios clínicos han encontrado beneficios de la suplementación de DHEA en los ancianos y en las personas con insuficiencia suprarrenal, mejorando la fatigabilidad y el humor.

-Conclusiones:

Con el uso intravaginal, existe un incremento mediado por estrógenos en el número de células superficiales e intermedias y una disminución del número de células parabasales en la mucosa vaginal.

Además, el pH vaginal disminuyó hacia el intervalo normal, lo que favorece el crecimiento de la flora bacteriana normal.

Los estudios de intervención, muestran que la suplementación con prasterona en hombres de edad avanzada puede inducir un efecto positivo pequeño pero significativo en la composición corporal.

Esto depende estrictamente de la conversión de prasterona en sus metabolitos bioactivos como los andrógenos o los estrógenos.

La mayoría de las hormonas no esenciales se deben interrumpir cuando sea factible varias semanas antes de una cirugía mayor.

La DHEA puede inhibir la agregación de plaquetas, un efecto que puede ser importante a considerar durante los procedimientos quirúrgicos.

Así mismo, está contraindicada en caso de tumores de cualquier origen y puede dar positivo en controles antidoping.

keywords: adrenopausia y DHEA, DHEAS, DHEA en el cerebro, DHEA y la función sexual, doping y DHEA, insuficiencia suprarrenal y DHEA, sequedad vaginal y DHEA

Referencias:

-Shlomo Melmed; Kenneth S. Polonsky; P. Reed Larsen; Henry M. Kronenberg (11 November 2015). Williams Textbook of Endocrinology E-Book. Elsevier Health Sciences. pp. 1237–. ISBN 978-0-323-34157-8.

– Pluchino, N; Drakopoulos, P; Bianchi-Demicheli, F; Wenger, JM; Petignat, P; Genazzani, AR (January 2015). “Neurobiology of DHEA and effects on sexuality, mood and cognition”. The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology. 145: 273–80.

-Corona, G; Rastrelli, G; Giagulli, VA; Sila, A; Sforza, A; Forti, G; Mannucci, E; Maggi, M (2013). “Dehydroepiandrosterone supplementation in elderly men: a meta-analysis study of placebo-controlled trials”. J. Clin. Endocrinol. Metab. 98 (9): 3615–26.