Trastornos Afectivos y Anorexia

– Resumen:

El interés por la depresión, su origen y su terapéutica ha encontrado en el campo de la anorexia nerviosa en particular y de los trastornos de la ingesta en general, un terreno para mejorar conocimientos y deslindar fronteras.

Conviene tener presente que este interés no puede separarse precisamente del progresivo incremento de conocimientos acerca de las bases biológicas de los trastornos afectivos.

Así pues, por ahí discurren algunos de los caminos recorridos al analizar el tema desde la anorexia nerviosa.

– Desarrollo:

Son muchos y variados los hechos y los datos que han llevado a poner en relación anorexia nerviosa y trastornos afectivos.

Las pacientes anoréxicas suelen manifestar sintomatología depresiva: tristeza, reducción de interés, autoestima baja, retraimiento social, llanto, insomnio, etcétera.

Se discute si toda esta sintomatología puede ser consecuencia de la pérdida de peso. Hay acuerdo sobre que en gran parte así es. Pero también parece existir síntomas y casos concretos que escapan a esta explicación.

En los estudios de seguimiento, como luego veremos, son muchas las ex-anoréxicas, que manifiestan sintomatología depresiva.

Asimismo, existen hallazgos biológicos que ponen en evidencia alteraciones funcionales del eje neuroendocrino en la anorexia nerviosa, alteraciones semejantes a las observadas en los trastornos afectivos.

También existen informes que dan cuenta de beneficios terapéuticos utilizando fármacos antidepresivos para tratar los trastornos de la ingesta.

Uno de los fenómenos más interesantes, es que son varios los estudios familiares que detectan una frecuencia de trastornos afectivos en los parientes de las anoréxicas semejante a la que se halla en las familias de los enfermos depresivos y afines.

Sintomatología depresiva en la anorexia nerviosa

Que una persona sometida a un estrés crónico llegue a deprimirse es cuestión que a nadie debiera sorprender.

Que la anoréxica sometida durante semanas, meses o años a una tensión aversiva habitualmente intensísima llegue a deprimirse, es cosa que ha de ser contemplada por completo dentro de esta lógica.

Lo cierto es que la anoréxica presenta permanentemente síntomas depresivos. se ha encontrado la existencia de un estado depresivo en el 94% de sus anoréxicas restrictivas y en el 100 % de sus anoréxicas bulímicas.

Aunque los estudios no delimitan claramente lo que debe entenderse por un estado de depresión. La puntuación obtenida por las anoréxicas corresponde a una depresión ligera en la Escala de Hamilton.

Elke y Goldberg en un estudio, concluye que en las anorexicas  hospitalizadas para determinar su sintomatología depresiva periódicamente durante el tratamiento:

En conjunto, los pacientes estaban deprimidos de leve a moderadamente, estando tan deprimidos como los neuróticos ansiosos y menos deprimidos que los neuróticos deprimidos.

Los pacientes más deprimidos mostraban una variedad de características, muchas de las cuales habían demostrado anteriormente ser indicadores de un mal pronóstico.

En el curso del tratamiento los pacientes se volvieron menos deprimidos y el aumento de peso se correlacionó con una disminución de la depresión.

Pero, existe un grupo de anoréxicas que no están deprimidas, por lo menos significativamente.

En otro trabajo se verificó la influencia de la sintomatología bulímica en la anorexia nerviosa en lo que concierne al trastorno afectivo. Contra lo esperado, al subdividir las anoréxicas en restrictivas y bulímicas, no se observaron diferencias significativas entre ambos subgrupos en cuanto a depresión.

En el trabajo de otro grupo, como primer hecho significativo destaca que el 38 por ciento de la muestra satisface los criterios para el diagnóstico de depresión mayor.

Otro hecho altamente digno de ser tenido en cuenta es la relación cronológica existente entre los episodios de depresión mayor y el inicio del trastorno ingestivo.

De las 18 pacientes diagnosticadas de depresión mayor, (44 %) sufrieron el inicio de su depresión por lo menos 1 años antes de iniciar su trastorno alimenticio, (22 %) vieron cómo el trastorno depresivo se producía en el mismo año que el ingestivo, y sólo el 34 % experimentaron el inicio del trastorno de la ingesta antes que el cuadro depresivo.

– Conclusiones:

En consecuencia, difícilmente pueden explicarse todos esos frecuentísimos trastornos afectivos como una consecuencia del estrés crónico que entrañan anorexia y bulimia.

Por fin, señalaremos que en los cuestionarios de autoevaluación administrados a estas pacientes (cuestionarios de depresión), las puntuaciones oscilaban entre los niveles ligero y moderado de trastorno depresivo.

Estudiando un grupo de anoréxicas el 55 % de las mismas pueden ser catalogadas bajo el epígrafe de distimia, es decir un trastorno menor del estado de ánimo de carácter depresivo.

Respecto a la comida y su relación con la obesidad, marque con un círculo aquellas afirmaciones con las cuales usted esté de acuerdo.

-A veces se come porque se está estresado.

-Una ración grande de un alimento determinado puede aportar pocas calorías.

-Hay alimentos que se pueden tomar en grandes cantidades sin que ello implique ganar peso.

-Siempre es conveniente tener un cierto control sobre los alimentos.

-Hay personas que comen compulsivamente o por aburrimiento.

-Es conveniente aumentar la actividad física.

-Los obesos son menos tristes que los delgados.

-Puede obedecer a un problema familiar no resuelto.

-Es deseable evitar el consumo de bebidas alcoholicas.

-Los “atracones” pueden ser de origen psicologico.

-Podemos sentir “hambre” sin que necesitemos comer.

-Cada persona debe mantener un equilibrio en su alimentación de acuerdo con sus propias necesidades.

-El no progresar rápidamente en la pérdida de peso se percibe como un fracaso a veces.

-El mantenerse delgado es muy importante para la imagen corporal y autoestima.

-El no seguir la dieta rigurosamente no significa una falta de voluntad.

-En algunos casos las personas con dificultades de adelgazamiento retienen líquido.

Medite sobre estos topicos relacionados en la tabla anterior que pertenecen al patrón de creencias o estilo distorsionado de pensamiento en lo que respecta al adelgazamiento.

Sopese en que medida influyen en su persona, con cuales se siente más identificado/a y coméntelo con su médico.

-Eating Disorder Diagnostic Scale(EDDS)

Es un cuestionario de autoevaluación breve y rápido de completar que es versátil para utilizar como medida de detección.

También es un instrumento de diagnóstico y herramienta de evaluación y supervisión del tratamiento para la evaluación de la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracón (binge disorder).

Su tendencia a detectar más falsos positivos no tiene por qué ser necesariamente una debilidad, dada la vulnerabilidad de la población con trastornos de la alimentación, ya que tiene algunas de las tasas de mortalidad y de pronóstico más graves entre las condiciones mentales.

 

– Referencias:

-Depression in anorexia nervosa.Elke D. Eckert (a1), Solomon C. Goldberg (a1), Katherine A. Halmi (a1), Regina C. Casper (a1) … Published online by Cambridge University Press: 09 July 2009

-Kelly, N. R., Mitchell, K. S., Gow, R. W., Trace, S. E., Lydecker, J. A., Bair, C. E., & Mazzeo, S. (2012). An evaluation of the reliability and construct validity of eating disorder measures in white and black women. Psychological Assessment, 24(3), 608-617. doi:10.1037/a0026457

keywords; anorexia y depresión, anorexia y bulimia, anorexia y trastorno por atracón, escala de ansiedad y depresión de Goldberg, escala de depresión y ansiedad de Hamilton, estrés crónico y anorexia, pensamientos distorsionados y delgadez, patrón de creencias y adelgazamiento, anorexia y pronóstico.